Muchos turistas hispanohablantes apelan al portuñol para sobrevivir en territorio brasileño y, en el país vecino, este mix dio origen a una campaña de promoción turística.

“Aquí hablamos portuñol: en Brasil todo el mundo se entiende” es el lema de la iniciativa que apunta a vencer las trabas idiomáticas priorizando la buena voluntad de ciudadanos brasileños y viajeros que se expresan en castellano para entenderse mutuamente.

Esta acción impulsada por Embratur se expande y difunde por las redes sociales, las vías elegidas para dar a conocer una decena de producciones audiovisuales y un listado de expresiones en portuñol.

La idea es quitarle preocupaciones y temores a aquellos que no dominan el portugués pero desean pasar sus vacaciones en suelo brasileño deleitándose con la gastronomía, la cultura, el patrimonio histórico y las bondades naturales de esta nación. Al respecto, es interesante señalar que, más allá del aluvión de argentinos que cada verano elige pasar unos días en Brasil, también hay uruguayos, colombianos, peruanos, ecuatorianos, paraguayos y chilenos que apuestan por ese mismo destino y se comunican, en su gran mayoría, mezclando el español y el portugués.

Argentina y Brasil, hospitalidad de ambos lados

Durante todo el año hay argentinos que deciden tener unos días de descanso y diversión en el país vecino. Incluso, en Foster Viajes ya hemos ofrecido detalles sobre un crucero que, en marzo, se trasladará por localidades como Ilhabela y Río de Janeiro, por detallar una de las alternativas que más está entusiasmando a los fanáticos de las travesías internacionales.

Claro que, de igual modo, hay un gran número de brasileños que llega al Aeropuerto Internacional de Ezeiza con ganas de recorrer la superficie argentina, maravillarse con los paisajes de nuestro país y apreciar desde los platos típicos de la región hasta las tradiciones que siguen vigentes en este rincón del mundo. Para que se sientan bien recibidos se puso en marcha Brazilian Friendly, un programa que abarca diferentes acciones, entre las cuales aparecen la posibilidad de abonar con reales en ciertos comercios y el funcionamiento en el aeropuerto de letreros informativos que, además de emitir mensajes en español e inglés, están disponibles en portugués.