En España, la cadena hotelera tendrá en sus establecimientos un sensor para conocer las sensaciones de sus clientes durante su estadía.

Con el objetivo de mejorar la atención al cliente y ofrecer servicios de vanguardia, la cadena de hoteles Campanile anunció la implementación global de un sistema capaz de reconocer las emociones faciales de la gente.

Según se informó, en el área de recepción habrá próximamente un sensor que, a partir de la combinación de material audiovisual y tecnología infrarroja, ofrece datos sobre las reacciones de los huéspedes a nivel emocional. Los resultados obtenidos, una vez procesados, permiten establecer si quienes están hospedados allí han disfrutado, o no, su estadía.

Cabe destacar que esta innovación surge a partir de un acuerdo de la compañía con la startup imotion Analytics y constituye una herramienta novedosa que, antes de ser aplicada al turismo, ha funcionado con éxito en los sectores de retail y de transporte.

A diferencia de las encuestas y las consultas vía Web que se realizan para saber cómo ha sido para el visitante su experiencia de alojamiento, este método permite analizar el vínculo entre la empresa y cada huésped de forma permanente y no intrusiva.

Campanile ya ha estrenado con gran éxito este sistema en su sede de Cornellà de Llobregat y pretende, por lo tanto, instalar sensores en el resto de los hoteles que tiene distribuidos en Alcalá de Henares, Las Rozas, Barberà del Vallès, Elche, Alicante, Málaga y Murcia.

Si repasamos las últimas noticias vinculadas a la industria turística, no caben dudas de que la tecnología está siendo una aliada extraordinaria de numerosas firmas que apuestan por la evolución para ofrecerle a los viajeros mayores comodidades y servicios que contribuyan a su bienestar. En este marco, no podemos obviar a modo de referencia que Royal Caribbean está modernizando su flota ni dejar de resaltar que la inteligencia artificial gana cada vez más terreno en las cuestiones asociadas a los viajes, tal como ocurre asimismo con la realidad virtual, otra herramienta para multiplicar en el mundo el deseo de armar las valijas y salir a conquistar el planeta.