Esta podría ser la última temporada de Manu Ginóbili en la NBA: ¿te vas a perder la oportunidad de verlo jugar en vivo y en directo? La tendencia de argentinos que viajan para asistir a algún partido de San Antonio Spurs no se detiene.

Cada vez que juegan los Spurs, en cualquier estadio de los Estados Unidos, hay algún argentino acompañando a Ginóbili, quien suele acercarse a sus compatriotas para sacarse fotos y firmar autógrafos. Si bien es ídolo desde hace más de una década, el bahiense genera cada vez más pasión y fanatismo dado su excelente nivel de juego a los 40 años de edad.

Y aunque se lo vea casi intacto, lo cierto es que el momento del retiro está cerca: la temporada en curso, de hecho, podría ser la última de Manu como jugador profesional. Cabe recordar que Ginóbili ya se retiró del seleccionado nacional tras los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Si ir a ver un partido de la NBA siempre es un buen plan, hacerlo cuando el mejor basquetbolista argentino de todos los tiempos está en la cancha resulta simplemente irresistible para cualquier amante del deporte. Ya transcurrió más de la mitad de la temporada regular 2017-2018: si soñás con viajar a Estados Unidos para ver a Manu, no pierdas más tiempo y empezá a organizar el recorrido.

Cuánto cuesta

Si tu idea es ver a Ginóbili en el AT&T Center, el estadio de los Spurs, tenés que pensar en volar a San Antonio. El pasaje desde Buenos Aires hacia esta ciudad de Texas cuesta entre 28.000 y 40.000 pesos aproximadamente, dependiendo las escalas y el tipo de cambio vigente. El tiempo que se tarda en arribar a San Antonio en cualquier caso supera las 14 horas y puede llegar a 30.

El alojamiento, como en cualquier gran ciudad, es muy variado. Pueden conseguirse hoteles desde unos 700 pesos por noche y por hasta más del doble.

En cuanto a las entradas para un juego de los Spurs, lo más económicos arrancan en 24 dólares (unos 470 pesos), mientras que los más caros pueden superar los 700 dólares (13.700 pesos), tomando como referencia los valores del partido del viernes pasado contra Philadelphia 76ers. El precio, por supuesto, está vinculado a la ubicación.