Los hospedajes originales tal vez no garantizan lujo y confort pero ofrecen experiencias únicas e inolvidables. Descansar en un coche convertido en hotel y ubicado en el desierto jordano es una de las opciones imperdibles para los aventureros.

En Foster Viajes solemos compartir detalles de muchos alojamientos que van más allá de las viviendas alquiladas por viajeros o de hoteles tradicionales. Así, entonces, conocimos la existencia de una exclusiva guardería canina localizada en India, de unas burbujas que, en Islandia, invitan a dormir en contacto con la naturaleza y de un hotel de Suiza que pone a disposición de los turistas habitaciones sin paredes.

En esta oportunidad, siguiendo en la línea de los hospedajes fuera de lo común, la idea es contar cómo es uno de los albergues más diminutos del planeta, un emprendimiento que se desarrolla en un Volkswagen Escarabajo.

El interior de este vehículo situado en un pueblo jordano llamado Al Jaya queda cerca del castillo de Shawbak, potenciando así el interés de los viajeros que llegan a la zona para apreciar de cerca la región.

Este auto-hotel de color blanco con capacidad para dos personas a la vez comenzó a recibir huéspedes en 2011 y, según declaraciones efectuadas a la prensa por su dueño, el plan es ampliar la oferta reciclando otros coches a fin de sumar habitaciones.

Para ambientar este hospedaje y embellecerlo, su responsable utilizó telas autóctonas y artesanías locales. Hay almohadones tejidos a mano y coloridos kílims con diseños geométricos, por ejemplo.

Esta iniciativa familiar incluye, además de la estadía en la peculiar habitación, desayunos, almuerzos y bebidas típicas de esta aldea jordana que la esposa y las hijas del dueño de este vehículo para pernoctar ofrecen en una cueva emplazada en las inmediaciones y que se conoce como La gruta del Balduino. Una tienda pequeña donde se comercializan múltiples productos tradicionales de la región, entre los cuales aparecen desde piezas de valor histórico hasta miniaturas, piedras preciosas y joyas, completa la propuesta de este alojamiento que, a juzgar por los comentarios plasmado en un libro de huéspedes, ya ha cautivado a viajeros procedentes de distintos rincones del mundo.