La empresa decidió aumentar las propinas automáticas para reconocer el “trabajo excepcional” de la tripulación y el personal. Los pasajeros, de todas formas, pueden modificar el monto sugerido.

Las propinas constituyen un tema de análisis y reflexión para cualquier viajero. La entrega de un dinero “adicional” como reconocimiento al trabajo realizado depende de cada cultura, y en algunos casos ese desembolso está contemplado en el propio pago del servicio.

Royal Caribbean, por ejemplo, se maneja con el concepto de propinas automáticas. La naviera establece una cifra que carga a la tarjeta del pasajero: al finalizar el crucero, el viajero puede abonarlas a través de distintos sistemas e incluso está en condiciones de cambiar el monto indicado por la empresa.

Desde el martes pasado, la compañía decidió aumentar más de un 7% las propinas automáticas en sus líneas Royal Caribbean International y Celebrity Cruises. Esto quiere decir que sugiere a los cruceristas dar propinas más altas en comparación a lo recomendado en 2017.

La propina automática para los pasajeros de Royal Caribbean pasó a ser de 14,5 dólares por día, mientras que aquellos que se alojan en suites son invitados a aportar 17,5 dólares diarios. De este modo, una pareja que aborda un crucero de diez días debería abonar, al finalizar el viaje, al menos 290 dólares en concepto de propinas.

A quienes viajan con Celebrity Cruises, por su parte, se les sugiere ahora una propina automática de entre 14,5 y 18 dólares por día dependiendo del camarote elegido. Este aumento también supera el 7%.

Qué incluyen las propinas

Es importante tener en cuenta que estas propinas automáticas contemplan los servicios de comidas y cena, los servicios al cuarto y el trabajo de los camaristas. Estos montos se aplican a los pasajeros de todas las edades, alojados en cualquier categoría de camarotes.

En su sitio web, Royal Caribbean asegura que la propina automática está basada en los “estándares habituales de la industria”, contribuyendo a “optimizar el proceso de reconocimiento” de los empleados. La naviera, de todas maneras, deja abierta la posibilidad de modificar el monto diario si el pasajero considera que el servicio recibido no fue satisfactorio.