Conducir un vehículo llevando el alojamiento a cuestas puede resultar una excelente opción para conocer diferentes regiones en un mismo viaje. Si soñás con irte de vacaciones en motorhome o casa rodante, tené en cuenta estos consejos.

Tener la posibilidad de disponer de un vehículo a la hora de organizar un itinerario turístico siempre es una ventaja, ya que te permite manejar los horarios sin presiones y evita que tengas que estar pendiente de los pasajes. Y si dicho medio de transporte además incluye el alojamiento, los beneficios se multiplican: a olvidarse de la reserva hotelera, el check in/check out, etc. Claro que, para disfrutar esta modalidad de viaje, hay que tener espíritu aventurero y resignar algunas comodidades (como la disponibilidad de una mucama o del desayuno ya preparado).

¿Te atrae la idea de subirte a un motorhome o a una casa rodante y salir a desandar las rutas? Para que la experiencia sea positiva, debés prestar atención a ciertas cuestiones.

  • Si vas a alquilar el vehículo, reservá la unidad con anticipación. En determinados destinos y épocas, la demanda es muy grande.
  • Averiguá qué tipo de registro necesitás según la clase de vehículo. En algunos casos, la licencia convencional (B1) no es suficiente.
  • Consultá si hay limitaciones para circular con motorhome. En los centros históricos europeos, por ejemplo, no suele permitirse el ingreso de estos vehículos.
  • Asegurate de tener todos los utensilios e implementos que necesitás para la vida cotidiana. Es más simple (y económico) contar con platos, cubiertos y ollas desde el inicio del viaje que definir cómo conseguirlos una vez en marcha. También podés aprovechar ofertas y promociones en tu ciudad para comprar conservas y productos no perecederos que luego vas a consumir a lo largo del viaje.
  • Controlá que no te falte el agua. El depósito vacío supone una complicación que, dependiendo donde te encuentres, no siempre vas a poder superar al instante.
  • Preparate para contingencias. Vas a estar mucho tiempo en el motorhome, así que no te olvides de tener a mano teléfonos de emergencia, mapas, una linterna, una caja de herramientas, un botiquín y otros elementos que puedan ayudarte en un momento complicado o imprevisto.