Colombia, con su Paisaje Cultural Cafetero, ha logrado que el cultivo del grano y la comercialización del producto ya procesado sea un gran atractivo turístico. Ahora, otros países invitan a descubrir otras rutas del café…

Al pensar en el mejor café del universo, mucha gente se traslada con la mente hacia la superficie colombiana y elige sin dudar la marca Juan Valdez, una propuesta disponible en cruceros de Pullmantur, según se ha informado tiempo atrás. En Colombia, además, el Eje Cafetero despierta un importante interés, pero no es la única nación que tiene un circuito al respecto.

En territorio cubano también se trabaja sobre una ruta del café para, mediante actividades agrícolas y excursiones, mostrar las bondades de este producto y hacer que cada vez más gente descubra y aprecie las regiones de las provincias orientales que poseen tradición cafetera.

La idea es profundizar el itinerario por el área cafetera en la primera etapa del año que recién comienza, con el respaldo de Ecotur, ente promotor que busca potenciar en el país el turismo de naturaleza. Para entusiasmar a pobladores y visitantes con esta opción al aire libre que combina cultura, tradición y encantos naturales, en Santiago de Cuba tuvo lugar una jornada centrada en la valoración del patrimonio cafetero y el paisaje cultural.

La Ruta Cubana del Café, según se informó, se divide en dos tramos. Uno abarca a la Gran Piedra que se puede escalar y al jardín La Siberia (escenario de alternativas de agroturismo) y el otro contempla la meseta de Santa María de Loreto, varias haciendas restauradas y la Tumba Francesa.

En Brasil, por otra parte, hay varias maneras de acercarse a los caficultores y disfrutar este fantástico universo. La Ruta del Café Especial en el estado de Minas Gerais, marco en el cual se degustan múltiples productos, es la más popular por el momento. También está ganando protagonismo el establecimiento ubicado en el estado de Espíritu Santo, un emprendimiento que cautiva a quienes pasean por el Parque Nacional do Caparaó, así como la zona de Cerrado Mineiro, un rincón que está creciendo a escala internacional gracias al turismo de negocios.